Según un nuevo estudio, la actividad cerebral parece continuar después de que las personas mueren.

La investigación podría tener enormes implicaciones médicas y éticas como, por ejemplo, para la donación de órganos.

La actividad cerebral puede continuar durante más de 10 minutos después de que el cuerpo parece haber muerto, según un nuevo estudio.

Los médicos canadienses, en una unidad de cuidados intensivos, parecen haber observado que el cerebro de una persona continúa trabajando incluso después de que se declarara clínicamente muerto.

En éste caso, los médicos confirmaron que su paciente estaba muerto a través de un rango de observaciones normales, incluida la ausencia de pulso y las pupilas no reactivas, pero las pruebas mostraron que el cerebro parecía seguir funcionando, experimentando el mismo tipo de ondas cerebrales que se ven durante el sueño profundo.

Los médicos señalaron que estos hallazgos podrían conducir a nuevos desafíos médicos y éticos, ya que habían observado “estallidos únicos de onda delta persistiendo después del cese del ritmo cardíaco y la presión arterial (PAP)”. Los resultados fueron publicados por un equipo de la Universidad de Western Ontario.

Lo que sucede con el cuerpo y la mente después de la muerte sigue siendo casi completamente misterioso para los científicos. Otros dos estudios el año pasado, por ejemplo, demostraron que los genes parecían seguir funcionando, e incluso funcionar con más energía, en los días posteriores a la muerte de las personas.

Andrew Griffin. Jueves, 9 de marzo de 2017

Traducción: Alba Ramón Cazorla.