Noticias

Antonella Petris: “El futuro ya está aquí: dentro de 10 años, el primer hombre “criopreservado” será reanimado.”

La hibernación y la criónica, dos prácticas ahora cada vez más generalizadas: ¡En 10 años, el primer hombre “criopreservado” será reanimado.!

Por Antonella Petris
15 de enero de 2018 a 9:38 p.m.

Hibernación y criónica, dos prácticas ahora cada vez más extendidas, pero que aún asustan mucho. ¿Qué pasará cuando resuciten personas “criopreservadas”?. ¿Realmente seguirán viviendo como antes a pesar de las últimas décadas en el hielo?. Lo descubriremos en un tiempo relativamente corto: el primer ser humano “criopreservado” con técnicas criogénicas podría “volver a la vida” dentro de los próximos 10 años. Esto es lo que ha anunciado en el Daily Stars, Dennis Kowalski, presidente del Cryonics Institute con sede en Michigan.

En todo el mundo hay alrededor de unas 350 personas que han decidido “criopreservarse” inmediatamente después de la muerte con la esperanza de que los puedan reanimar en el futuro. El Cryonics Institute tiene alrededor de 160 pacientes criopreservados en tanques especiales de nitrógeno líquido y otras 2.000 personas registradas para serlo después de su muerte.

Kowalski ha afirmado que la fecha exacta en que se reanimarán los primeros pacientes, dependerá de la velocidad con la que mejore la medicina moderna:

“Depende de los avances en la tecnología, como las células madre, pero estamos viendo que avanza rápidamente. Si piensas en algo como la reanimación cardiopulmonar (resucitación cardiopulmonar), habría parecido increíble hace 100 años mientras que ahora es una tecnología que damos por sentada. Hacer que un paciente sea reanimado debería ser viable en 100 años, o quizás sea sólo cuestión de unos 10 años.”

La criónica es el proceso que permite preservar a una persona para que sea reanimada, cuando la ciencia médica pueda progresar lo suficiente como para curar el mal que le causó la muerte. Actualmente es legal criopreservar a alguien cuando acaba de ser declarado muerto. Este proceso debe comenzar tan pronto como el paciente fallezca, para evitar daños cerebrales. El servicio se ofrece sólo en instalaciones especiales ubicadas en Rusia y Estados Unidos.

El procedimiento consiste en enfriar el cuerpo en una bañera de hielo para reducir gradualmente la temperatura. Luego, los expertos deben drenar la sangre y reemplazarla con un líquido anticongelante para detener la formación de cristales de hielo que pueden dañar el cuerpo.

Kowalski, de 49 años, ha gastado 140.000 dólares para criopreservarse a sí mismo y a su familia cuando fallezcan. Él, su esposa María y los tres hijos (Jacob 19 años, Danny 17 y James 16) se mantendrán en un tanque de nitrógeno líquido cuando mueran. Para Kowalski, aquellos que elijan esta opción tienen : “poco que perder y prácticamente todo que ganar”.

Para más información:

http://bit.ly/2DF3UHY

Traducción:

Alba Ramón Cazorla.

“Plan A y Plan B: Longevidad y criopreservación” (Quinta conferencia del Ciclo “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro”).

Ciclo de conferencias “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro” Organizado por la Sociedad Criónica (http://sociedad-crionica.org/) Madrid, 14-15 de octubre, 2017.

En esta quinta conferencia del Ciclo, José Luis Cordeiro Mateo, Director de HumanityPlus, nos presenta un muy interesante repaso general de todos los avances científicos y tecnológicos relacionados con las extensión de la longevidad, y la Criopreservación Humana como la opción a la muerte durante los próximos 20-30 años, para todas aquellas personas que la elijan.

 

Patrocinado por Alianza Futurista.

Según un nuevo estudio, la actividad cerebral parece continuar después de que las personas mueren.

La investigación podría tener enormes implicaciones médicas y éticas como, por ejemplo, para la donación de órganos.

La actividad cerebral puede continuar durante más de 10 minutos después de que el cuerpo parece haber muerto, según un nuevo estudio.

Los médicos canadienses, en una unidad de cuidados intensivos, parecen haber observado que el cerebro de una persona continúa trabajando incluso después de que se declarara clínicamente muerto.

En éste caso, los médicos confirmaron que su paciente estaba muerto a través de un rango de observaciones normales, incluida la ausencia de pulso y las pupilas no reactivas, pero las pruebas mostraron que el cerebro parecía seguir funcionando, experimentando el mismo tipo de ondas cerebrales que se ven durante el sueño profundo.

Los médicos señalaron que estos hallazgos podrían conducir a nuevos desafíos médicos y éticos, ya que habían observado “estallidos únicos de onda delta persistiendo después del cese del ritmo cardíaco y la presión arterial (PAP)”. Los resultados fueron publicados por un equipo de la Universidad de Western Ontario.

Lo que sucede con el cuerpo y la mente después de la muerte sigue siendo casi completamente misterioso para los científicos. Otros dos estudios el año pasado, por ejemplo, demostraron que los genes parecían seguir funcionando, e incluso funcionar con más energía, en los días posteriores a la muerte de las personas.

Andrew Griffin. Jueves, 9 de marzo de 2017

Traducción: Alba Ramón Cazorla. 

 

 

¿Qué es la Criónica?. Entrevista con Andy Zawacki, Director de Operaciones del Cryonics Institute.

Hoy, SevenPonds habla con Andy Zawacki, Director de Operaciones del Cyronics Institute (CI) en Clinton Township, Michigan. Andy colabora con el Instituto desde 1985, y actualmente supervisa y coordina la incorporación de nuevos miembros, prepara documentos, y diariamente revisa el mantenimiento de las instalaciones, para garantizar la seguridad de los tanques de suspensión. Parte de la misión del CI es ofrecer “una segunda oportunidad en la vida”.

Suzette Sherman: ¡Hola Andy! Es un placer estar aquí en el Cryonics Institute para hablar contigo y recorrer sus instalaciones. Da la casualidad de que me crié en el área de Detroit, y durante mi juventud, a menudo leí acerca de la criónica en las noticias locales, así que estaba al tanto de Robert Ettinger en la década de 1970. Para poder entender los orígenes de la criónica, sería interesante que les explicaras a nuestros lectores que papel desempeñó.

Andy Zawacki: ¡Claro! Robert Ettinger, (mi tío), era profesor de matemáticas y física en el área de Detroit. Su fascinación por la criónica le vino leyendo sobre ella en historias de ciencia ficción, llegando a ser la primera persona en apoyar científicamente el concepto. Más tarde, fundó el Cryonics Institute en 1976. La gente no le tomaba en serio, por lo que escribió un libro “La Perspectiva de la Inmortalidad”, con la intención de atraer la atención de los medios. Funcionó, y gracias a ello el público conoce el concepto de Criónica y quien era Robert Ettinger. Su cuerpo está criopreservado aquí, junto con sus dos esposas y su madre.

Suzette: Entonces dinos, ¿qué es la criónica?

Andy: Las personas que han oído hablar de criónica a menudo piensan que se trata de congelar un cuerpo, pero no lo es.

En condiciones ideales, cuando sabes que alguien va a morir, podemos llegar a su lado con todo el equipo antes de que se produzca el fallecimiento. Déjame darte un ejemplo:

Uno de nuestros pacientes era joven y tenía ELA. Solo podía comunicarse a través de sus movimientos oculares a través de una computadora. Fue un caso realmente triste; tenía una familia con niños. Sus amigos y familiares juntaron el dinero para ayudar a cubrir los gastos del procedimiento. Cuando teníamos todo el equipo junto a su cama, se negó intencionadamente a recibir más medicación y entró en paro cardíaco. Inmediatamente lo pusimos en agua con hielo, y usamos nuestro equipo para hacer circular su sangre y mantener el cuerpo vivo; es importante que no se formen coágulos.

Trasladamos el cuerpo a nuestras instalaciones en menos de 4 horas. Una vez allí, inyectamos una solución de vitrificación en el cuerpo, a un ritmo que no daña el sistema. Es la misma solución que usan los médicos para preservar los embriones de una mujer o el esperma de un hombre, pero la nuestra es una fórmula más avanzada. El cuerpo no está realmente congelado, está vitrificado, como el vidrio. Protege las células de explosiones y limita el daño debido a la congelación. Hay algo de toxicidad, por lo que la temperatura es importante. Cuanto más frío, mejor, por debajo de las temperaturas del hielo. Básicamente es como un anticongelante biológico.

[Caminamos hacia la entrada de una habitación.] Aquí está la sala de perfusión de pacientes donde preparamos los cuerpos. Venga conmigo y le enseño el equipo.

Suzette: Se ve muy limpio y organizado.

Andy: Ahora le enseñaré el área de almacenamiento del paciente. Es donde suspendemos los cuerpos en nitrógeno líquido.

Suzette: (Cuando entran al área de almacenamiento) ¡Mira estos tanques, todos llenos de nitrógeno líquido! ¿Cuántas personas están suspendidas aquí?

Andy: En 1995 teníamos 14 personas, y ahora tenemos 160. Tenemos miembros entre los 18 y los 100 años. Almacenamos a cada persona cabeza abajo, con 6 cuerpos por tanque, ya que el cerebro es la parte más importante, y en el caso de una fuga del nitrógeno líquido, la cabeza sería la última en dañarse. Para prevenir ésta posible fuga contamos con nuestro propio generador, y mantenemos llenos los criostatos, que son solo botellas grandes, como termos gigantes. Llevaría muchos meses tener una falta de nitrógeno líquido, y si se corta la corriente no es un problema, ya que su funcionamiento no depende de ella.

Suzette: ¿Cuál es el proceso cuando alguien que se ha registrado en el CI muere?

Andy: Alguien tiene que avisarnos con anticipación de que el paciente está en el hospital. Es su responsabilidad haber dejado todo organizado con anterioridad. Cada miembro del CI dispone de una tarjeta de billetera con instrucciones médicas para el caso de que le atiendan en emergencias y también disponemos de pulseras y cadenas con información a la venta.

Tenemos un acuerdo con una Compañía que ofrece servicios de espera,” Suspended Animation”, ubicada en Florida y California, pero hay otras, e insistimos y animamos a nuestros miembros a planificar y buscar sus propios recursos de espera y trasporte. De esta forma, si un miembro muere repentinamente, un grupo de espera puede estar allí con una máquina de monitor cardíaco, enfriar el cuerpo e inyectar las soluciones antes de 20 minutos que es el tiempo en el que la sangre se coagula. En algunas situaciones, enviamos un director de funeraria para al menos envolver a la persona en hielo y ocuparnos del certificado de defunción.

Suzette: Supongo que el tiempo es esencial. ¿Hay un límite de tiempo para contactar a alguien y comenzar los preparativos para la criopreservación?

Andy: Bueno, cuanto antes se enfríe el cuerpo y se elimine la sangre, mejor.

Suzette: ¿Qué pasa si alguien está solo y muere por accidente?.

Andy: Estamos trabajando en una aplicación que se puede usar cuando uno está solo. Te pregunta si estás bien a intervalos específicos. Si no respondes, la aplicación envía las coordenadas de su GPS para indicarnos dónde se encuentra.

Esto concluye la primera parte de nuestra entrevista con Andy Zawacki. La próxima semana hablaremos con él sobre el coste de la criónica, cómo financiarla y si la gente realmente puede volver a la vida.

Publicado el 2 de diciembre de 2017 por Suzette Sherman (Fundadora, SevenPonds)

Un padre invierte 140.000 dólares para que toda la familia sea criopreservada cuando mueran, para tener una ‘segunda oportunidad en la vida’

Dennis Kowalski, su esposa María y sus tres hijos: Jacob, 19, Danny, 17 y James, 16, quieren ser criopreservados cuando mueran.

Se trata de preservar el cuerpo humano a bajas temperaturas después de la ‘muerte legal’, a la espera de que pueda ser revivido y reparado en el futuro debido a los avances médicos.

El Cryonics Institute tiene ya 160 cuerpos humanos y alrededor de 100 mascotas congeladas.

Un padre ha contratado la criopreservación para toda su familia con la esperanza de que vuelvan a la vida en el futuro, a un costo de 140.000 dólares.

Dennis Kowalski, su esposa María y sus tres hijos – Jacob, 19, Danny, 17 y James, 16 – todos de Wisconsin, EE. UU, quieren ser preservados en una cuba de nitrógeno líquido cuando mueran.

Dennis, un paramédico y presidente del Cryonics Institute, cree que el proceso podría darles a todos una ‘segunda oportunidad en la vida’. Se preserva el cuerpo humano a bajas temperaturas después de la muerte con la esperanza de que pueda revivirse en el futuro.

El proceso comienza inmediatamente después de que una persona es declarada legalmente muerta enfriando el cuerpo. Luego son transportados a la sede central del Cryonics Institute en Michigan, donde la sangre de la persona se reemplaza con una solución anticongelante y se guarda en una cámara de enfriamiento.

Por 28.000 dólares la persona es transferida a un contenedor de almacenamiento especial donde se guardan con la esperanza de que puedan despertarse en el futuro.

La compañía tiene ya 160 cuerpos humanos y alrededor de 100 mascotas congeladas.

Idea polémica.

La entidad sin ánimo de lucro, llegó a los titulares el año pasado cuando una colegiala británica de 14 años ganó el derecho a ser criopreservada.

La víctima de cáncer, conocida solo como JS, acudió a los juzgados el año pasado en sus últimos días de vida, para solicitar que le permitieran preservar su cuerpo con la esperanza de poder reanudar su vida en el futuro después de un salto en la ciencia médica.

No está probado que el proceso pueda funcionar y es extremadamente controvertido. Muchos expertos dicen que no hay esperanzas de que vuelvan a la vida.
Pero Dennis, que vive en Wisconsin, cree que los que deciden ser criopreservados, tienen “poco que perder y prácticamente todo de ganar”.

Dennis de 49 años nos comenta: “Escuché sobre el proceso cuando era un adolescente. Pensé que era una idea realmente interesante. Muchos años después me inscribí. Eso fue hace 20 años. Ahora mi esposa y mis tres hijos adolescentes también están inscritos. Por supuesto, mis hijos son jóvenes, pero nunca se sabe. Ahora estoy en el consejo de administración, y todos somos conscientes de que nada está garantizado, pero el futuro es desconocido. Las cosas que eran imposibles en el pasado son posibles ahora. Pensamos en ello como donar nuestros cuerpos a la ciencia y si funciona, entonces hemos ayudado a la ciencia y al avance de la vida”.

Jugar a ser Dios.

En esencia, los que apuestan por la criónica, piensan que están ganando tiempo hasta que la tecnología avance lo suficiente para reparar y restaurar completamente el cuerpo humano.

“Hemos decidido tomar medidas en el presente para tener la oportunidad de una vida renovada en el futuro”, dijo Dennis. “El proceso cuesta $ 28,000 a persona, mismo precio desde 1976.

“Tenemos 160 personas criopreservadas, alrededor de 100 mascotas y 1000 muestras de tejido. Tenemos 2,000 personas de todo el mundo que han firmado un contrato con nosotros para cuando muera, la mayoría de los cuales cubre el coste a través de un seguro de vida. Pensamos en la Criónica como en un traslado en ambulancia al hospital del futuro; hospital que creemos firmemente, existirá”.

“Hay cientos de empresas que ya están haciendo investigaciones con células madre, clonación, nanotecnología…etc.

“Realmente no nos hemos enfrentado a ningún obstáculo legal real, siempre que nos aseguremos de que operamos ética y moralmente de forma correcta. Estamos donando nuestro cuerpo a la ciencia y siempre actuamos según la ley.

“Hay gente a la que no le gusta la idea, pero yo creo que no la comprenden completamente, aunque entiendo que no es para todos.

“Al inicio se dijo que los trasplantes de órganos era jugar a Dios, mientras que ahora se acepta y se ve como algo bueno”

¿Cómo comenzó la criónica?.

Robert Ettinger, conocido como El padre de la Criónica, introdujo el concepto en 1962 con la publicación de su libro, The Prospect of Immortality. (La Perspectiva de la Inmortalidad).

El proceso de criopreservación consiste en enfriar a una persona, legalmente muerta, a la temperatura del nitrógeno líquido donde todo el deterioro físico se detiene, con el objetivo de preservar los tejidos, órganos y especialmente el cerebro con sus recuerdos y personalidad asociados, de la manera más perfecta posible.

Una persona detenida en este estado se denomina: ‘paciente criopreservado’, porque aquellos que creen en el proceso no consideran la definición legal de ‘muerte’ como un estado permanente irreversible.

¿Cómo funciona?.

La criónica es el arte de preservar un cuerpo muerto con nitrógeno líquido.

Actualmente, solo se puede hacer, cuando alguien acaba de ser legalmente declarado muerto.

El proceso debe comenzar tan pronto como el paciente fallezca para evitar daños cerebrales, con instalaciones que actualmente solo están disponibles en Rusia y EE. UU.

El procedimiento consiste en enfriar el cuerpo en un baño de hielo para reducir gradualmente la temperatura poco a poco.

Después, los expertos drenan la sangre y la reemplazan con un líquido anticongelante para detener la formación de cristales de hielo, dañinos en el cuerpo.

Se espera que algún día el proceso pueda llevarse a cabo antes de la muerte en pacientes terminales, bajo condiciones cuidadosamente controladas, aunque el no poderlo hacer así de momento, no conlleva el fracaso de la criónica, ya que en el momento de la declaración legal de la muerte, es decir, el momento en el que el médico se da por vencido, la mayoría de los tejidos de una persona aún están vivos.

Por Claudia Tanner para Mailonline.

PUBLICADO: 11:29 GMT, 18 de diciembre de 2017.

Traducción: Alba Ramón Cazorla.

 

Nació un “bebé milagro” producto de un embrión congelado hace 24 años.

Emma llegó al mundo a fines de noviembre, producto de una célula conservada sólo un año y medio después de que naciera su madre de 25 años.

Una joven madre de Tennessee dio a luz a una niña gracias a un embrión congelado casi al mismo tiempo de su propio nacimiento, hace un cuarto de siglo atrás. El nacimiento natural de Emma Gibson se convirtió en un verdadero hito de la medicina.

“¿Entiendes que yo sólo tengo 25 años? Este embrión y yo podríamos haber sido mejores amigas”, comentó la orgullosa madre, Tina, quien tenía sólo un año y medio cuando se congeló el embrión que se convirtió en su hija el pasado 25 de noviembre.

Tina y Benjamin pasarán su primera Navidad junto a Emma, la “bebé milagro”.

Gibson y su marido Benjamin, de 33 años, no lograban concebir de forma natural debido a que ella sufre de fibrosis quística, algo que puede llevar a tener problemas vinculados a la infertilidad. Ambos contemplaron la idea de adoptar un niño pero todo cambió cuando se enteraron de la existencia del Centro Nacional de Donación de Embriones con sede en Knoxville, Tennessee.

La historia detrás de Emma comenzó mucho antes de que los Gibsons la “adoptaran” a ella y a otros cuatro embriones del mismo donante de óvulos. Creados por otra pareja para la fertilización in vitro, fueron congelados el 14 de octubre de 1992 con la intención de dar una nueva oportunidad a quienes no pudieran concebir de forma natural.

En diálogo con CNN, Tina explicó que “sólo quería tener un bebé” y que en ningún momento se propuso marcar un hito científico. “Estamos tan agradecidos, ella es un precioso regalo de Navidad”. A pesar de no compartir genes con su hija, su padre Benjamin destacó que siente a Emma como su propia sangre. “Apenas llegó al mundo, me enamoré de ella” dijo.

“Llegué a casa un día y le dije a Benjamin que debíamos aplicar para la adopción de un embrión”, dijo Tina a CNN. Esa misma noche comenzarían el trámite online que los llevaría a ser aprobados y a comenzar el proceso de selección que los obligó a repasar más de 300 perfiles distintos en el lapso de dos semanas. “Eran tantos, ¿cómo elegir uno sobre otro?”.

Con una altura de 50 centímetros y un peso de casi 3 kilogramos, Emma nació de forma saludable sin saber que se convertiría en el embrión humano congelado por más tiempo que resultaría en un nacimiento exitoso, al superar por 4 años en antigüedad al anterior récord. La pareja compartió que finalmente decidieron elegir un perfil que se asemejara al de ellos en cuanto a altura y peso, además de considerar la historia médica.

El embrión que dio fruto a Emma fue congelado hace 24 años.

Según consigna el Washington Post mediante cifras del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de EEUU, cerca del 12 por ciento de las mujeres norteamericanas entre 15 y 55 años, o el equivalente a 7.3 millones de personas, han utilizado algún tipo de servicio de fertilización. El uso de tecnologías de reproducción asistida se ha duplicado en la última década y sólo en 2015, dichos procedimientos resultaron en el nacimiento de 73.000 bebés, alrededor del 1.6 por ciento de todos los nacimientos en EEUU.

“Emma es un verdadero milagro”, dijo Benjamin. “Creo que se ve perfecta para haber pasado congelada todo este tiempo”, bromeó el flamante padre que pasará su primera Navidad junto a su mujer e hija, convertida en un singular nuevo récord mundial.

Fuente: infobae.com (20/12/2017)

“Tecnologías actuales para problemas del futuro” (Cuarta conferencia del Ciclo “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro”).

Ciclo de conferencias “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro” Organizado por la Sociedad Criónica (http://sociedad-crionica.org/) Madrid, 14-15 de octubre, 2017.

En esta cuarta conferencia del Ciclo, Luís González Lorenzo, Director de Innovación y Tecnología en Gaia Program, nos presenta un sistema de monitorización para pacientes criónicos que permitirá la generación de alertas tempranas para su atención, y que está desarrollando, junto con otros especialistas, dentro del Grupo de Tecnología de la Información (IT) del consorcio criónico internacional actualmente en funcionamiento en Europa, en el que está integrada la Sociedad Criónica.

Patrocinado por Alianza Futurista.

Como la criopreservacion ya salva y mejora vidas hoy

Álvaro Meana, director del Banco de Tejidos de Centro Comunitario, en uno de los tanques de criopreservación donde se conservan huesos. / FOTOS: PABLO LORENZANA

El Centro Comunitario almacena para su reutilización cientos de fragmentos de donantes. Huesos, arterias, tendones y córneas se guardan en neveras y tanques de nitrógeno líquido a 195,8 grados bajo cero.

Los laboratorios del Centro Comunitario son una auténtica fábrica de  tejidos humanos. Desde sus neveras salen cada año hacia los hospitales más de un millar de fragmentos óseos y oculares que se emplean tanto para trasplantes como para tratar y curar lesiones.  Huesos, arterias, piel, nervios, trozos de cráneo, córneas, escleras (la capa más externa del ojo) y hasta membrana amniótica procedentes de donantes cadáveres se reciben y preparan de forma meticulosa en El Cristo, junto al viejo HUCA, en Oviedo. El material tratado y fraccionado se reutiliza en pacientes afectados por fracturas o roturas de tendones, enfermedades de la vista, quemaduras de piel y cánceres. El abanico es amplísimo y crece año tras año.

La Unidad de Ingeniería de Tejidos dirigida por el médico Álvaro Meana (Gijón, 59 años) se encarga de analizar, adecentar y conservar el material humano que posteriormente será enviado a los quirófanos de hospitales. Del millar de fragmentos que cada año se almacenan en las neveras y tanques de criopreservación del Centro Comunitario de Sangre y Tejidos, el 60% se trasplanta en Asturias. El resto se envía a hospitales y centros sanitarios de fuera de la región. Madrid, Alicante y Murcia son los principales destinos.

El Banco de Tejidos de Asturias constituye todo un referente en España. Desde hace años mantiene una importante línea de colaboración con la División de Biomedicina Epitelial del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas CIEMAT), de Madrid, donde su máximo responsable, el también gijonés José Luis Jorcano, se ocupa cada vez que tiene ocasión de poner en valor la gran labor investigadora que Meana realiza desde el Centro Comunitario. De hecho, el modelo de piel cultivada para tratar grandes quemados que ideó dicho experto, allá por 1998, es el mismo que ahora se emplea para investigaciones europeas sobre enfermedades raras, entre ellas, la conocida como piel de mariposa. Hace dos años, el Centro Comunitario llegó a un acuerdo con una casa comercial que se encarga ahora de aplicar esta piel cultivada como medicamento.

Personal de laboraratorio prepara el material procedente de las donaciones para trasplantes.

Rechazo inmunológico.

Pero no solo de piel vive el Banco de Tejidos de Asturias. Los laboratorios de El Cristo diseñan fragmentos cada vez más complejos e individualizados de huesos, córneas y nervios. «Es raro que te pidan un fémur completo, pero sí un trozo de hueso específico para una lesión», precisa Meana. La calidad en la producción y conservación de estos tejidos «se traduce en mejores resultados a la hora de realizar un implante», detalla. De ahí la importancia de mimar el proceso.

Hace un año, el Centro Comunitario dio el salto a los huesos liofilizados y desmineralizados, «que tienen la gran ventaja de que se pueden conservar a temperatura ambiente» frente al nitrógeno líquido, que exige temperaturas de 195,8 grados bajo cero. También diseñan piel sin células y nervios acelulares, materiales cada vez más empleados, ya que evitan el rechazo por parte del enfermo que recibirá el trasplante. Estos nuevos tejidos, explica, se han convertido «en una futura línea de trabajo y se prevé que sean lo más demandado a corto y medio plazo».

En el Centro Comunitario, cada uno de los de tendones, huesos, piel o tejido ocular extraídos a los donantes se «limpia, corta y almacena». Allí se conservan a la espera de que sean solicitados para una cirugía o un tratamiento. «Muchas veces nos piden algo muy especial, que se adapte al paciente y al tipo de lesión. Siempre que podemos, intentamos solucionarlo, ya que la medicina es cada vez más personalizada».

Algunas de las piezas que luego se envían a los hospitales.

Implante lamenar.

Mención especial merece el trabajo que vienen realizando con el tejido ocular y que se lleva a cabo en estrecha colaboración con el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega. Córneas, membrana amniótica y escleras procedentes de donantes se cortan y preparan para su uso en implantes. El de córnea es uno de los más conocidos, pero no el único. Además, según apunta Álvaro Meana, «ahora ya no trasplantan la córnea entera, sino que se retira y reemplaza el trozo enfermo, lo que ha hecho que mejore, y mucho, el resultado de la técnica».

El llamado trasplante lamenar es una opción terapéutica en alza. El Instituto Fernández-Vega dispone de un especialista en fragmentar córneas que luego se emplearán en los quirófanos del HUCA y del propio instituto. La membrana amniótica, por ejemplo, «se utiliza como depósito biológico para rellenar la córnea».

Fuente: El Comercio(Asturias). Autora: Laura Fonseca (Oviedo). Domingo, 10 diciembre 2017, 02:39

“Evolución y Futuro de la Criopreservación Embrionaria Humana” (Tercera conferencia del Ciclo “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro”).

Ciclo de conferencias “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro” Organizado por la Sociedad Criónica (http://sociedad-crionica.org/) Madrid, 14-15 de octubre, 2017.

En esta tercera conferencia del Ciclo, el Dr. Joan Carrera Rotllan, Ginecólogo especialista en Reproducción Asistida, de la UEG Reproducción Vic (Barcelona), nos expone la evolución y la importancia de la criopreservación para reproducción humana.

Patrocinado por Alianza Futurista.

“Criopreservación” (Segunda conferencia del Ciclo “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro”).

Ciclo de conferencias “Criopreservación Humana – Ambulancia al futuro” Organizado por la Sociedad Criónica (http://sociedad-crionica.org/) Madrid, 14-15 de octubre, 2017.

En esta segunda conferencia del Ciclo, Ramón Risco Delgado, Profesor de Física Aplicada de la Universidad de Sevilla, nos expone los fundamentos científicos y técnicos por los que el frío tiene tanto el poder de preservar como el poder de destruir sistemas biológicos.

Patrocinado por Alianza Futurista.