Usando una combinación de fijación mortal con glutaraldehído y almacenamiento criogénico, los investigadores han demostrado una forma de preservar el conectoma de un cerebro (los 150 billones (150×10^12) de conexiones sinápticas que supuestamente codifican todo el conocimiento de una persona) durante siglos de almacenamiento. Esta demostración de laboratorio despeja el camino para desarrollar criopreservación estabilizada con aldehído en una opción médica de ‘último recurso’, que no evitaría la muerte biológica del paciente pero evitaría la destrucción del conectoma único del paciente, ofreciendo al menos alguna esperanza de reactivación futura a través de la transferencia mental.

El Premio de Preservación Cerebral de mamíferos grandes de la Brain Preservation Foundation (BPF) ha sido ganado por la compañía de investigación en criobiología 21st Century Medicine (21CM) y el investigador principal Robert McIntyre (ahora cofundador de la startup Nectome). El Premio requirió la preservación exitosa de la conectividad sináptica a través de un cerebro de cerdo completo de una manera compatible con el almacenamiento de siglos de duración. Para lograr esto, el equipo de McIntyre amplió el mismo procedimiento que utilizaron para preservar previamente un cerebro de conejo, por el cual ganaron el Premio de mamífero pequeño de la BPF en febrero de 2016. Este procedimiento, denominado Criopreservación Estabilizada con Aldehído (ASC), fue publicado por McIntyre en 2015 y consiste en perfundir el cerebro con glutaraldehído y crioprotector antes del almacenamiento criogénico. Se realizó una amplia microscopía electrónica tridimensional para verificar la calidad de la preservación del conectoma tras el recalentamiento del cerebro de cerdo almacenado en frío. Por este logro, los investigadores recibirán un premio en efectivo de 80.000,00 dólares.

“Las comunidades neurocientíficas y médicas deberían iniciar un debate abierto sobre la capacidad de la Criopreservación Estabilizada con Aldehído para preservar el contenido de información del cerebro.”

Es importante entender que los investigadores en realidad no revivieron un cerebro de cerdo o ni al cerdo. El primer paso en el procedimiento de ASC es perfundir el sistema vascular del cerebro con el glutaraldehído fijador letal, lo que detiene instantáneamente los procesos metabólicos mediante la reticulación covalente de las proteínas del cerebro en su lugar. El glutaraldehído a veces se usa como fluido de embalsamamiento, pero es más comúnmente utilizado por los neurocientíficos para preparar el tejido cerebral para el examen de microscopía electrónica e inmunofluorescencia de mayor resolución. Debería ser obvio que tales reticulaciones irreversibles derivan en un cerebro muy, muy muerto, imposibilitando el reactivación futura de la función biológica. Entonces, es razonable preguntar: “¿Cuál es el objetivo de un procedimiento que pueda preservar la estructura a nanoescala del cerebro de una persona cuando el renacimiento biológico es imposible?” La respuesta radica en la posibilidad de un renacimiento futuro no biológico.

Un número creciente de científicos y tecnólogos creen que la tecnología futura podría escanear el conectoma del cerebro conservado y usarlo como base para construir una emulación cerebral completa, transfiriendo así la mente de esa persona en una computadora que controla un cuerpo robótico, virtual o sintético. El Premio a la Preservación del Cerebro desafió a la comunidad científica a desarrollar un “puente” hacia esa tecnología futura de transferencia mental. La similitud con la criónica es obvia, pero en este caso la posibilidad de reactivación biológica fue descartada ya que actualmente no es factible. En cambio, el foco estaba dirigido a preservar de forma demostrable el contenido de información del cerebro codificado dentro del conectoma. Cita de una reciente presentación en video del presidente de BPF, Kenneth Hayworth: “La Criopreservación Estabilizada con Aldehído es criónica para usuarios “transferentes mentales””.

Hayworth amplía esta visión en una reciente publicación en línea titulada “Vitrificación del ser conectómico: un caso para desarrollar la Criopreservación Estabilizada con Aldehído en un procedimiento médico“. En él señala que, además de los detalles ultraestructurales del conectoma, ASC probablemente conserva detalles moleculares clave, como las ubicaciones e identidades de los canales iónicos. Hayworth cree que la evidencia que respalda la eficacia de ASC es ahora lo suficientemente fuerte como para justificar un debate serio sobre si se debe desarrollar en un procedimiento médico. Según Hayworth: “La opción de elegir ASC debe ofrecerse a los pacientes terminales que lo deseen sólo si la ciencia disponible no admite la posibilidad de un renacimiento futuro. La neurociencia y las comunidades médicas deberían comenzar un debate abierto sobre la capacidad de ASC para preservar el contenido de información del cerebro “.

La importancia de este Premio ganado seguramente será debatida. Aquellos que descartan la posibilidad de una futura transferencia mental probablemente verán ASC como simplemente el embalsamamiento de alta calidad y el almacenamiento en frío de un cuerpo fallecido, una absoluta pérdida de tiempo y recursos. Por otro lado, aquellos que esperan que la humanidad eventualmente desarrolle la tecnología de transferencia mental son más propensos a ver a ASC como quizás su mejor oportunidad de sobrevivir y alcanzar ese mundo futuro. Puede llevar décadas o incluso siglos desarrollar la tecnología para transferir mentes, si finalmente es posible. ASC permitiría a los pacientes esperar con seguridad esos siglos. Por ahora, la neurociencia está explorando activamente la verosimilitud de la transferencia de la mente a través de estudios en curso de la base física de la memoria, y mediante el desarrollo de simulaciones neuronales a gran escala y herramientas para mapear conectomas. Este premio debería centrar la atención en la investigación de neurociencias, lo que subraya su importancia para la humanidad.

Acerca de BPF: The Brain Preservation Foundation es una organización sin fines de lucro con el objetivo de promover la investigación en la preservación del cerebro completo. El BPF actualmente no admite la oferta de ASC, o cualquier otro método de preservación, a pacientes humanos. Esta demostración de laboratorio ganadora del Premio único es insuficiente para abordar los tipos de medidas de control de calidad que se deben esperar de cualquier procedimiento que se aplique a los seres humanos. El presidente de BPF, Kenneth Hayworth, ha publicado un documento que describe su posición sobre lo que debería esperarse antes de dicha oferta.

 

Información de contacto: kenneth.hayworth@gmail.com, +1(818)554-5992

Traducido (De la Nota de Prensa original de la BPF) por: Cayetano Santana Gil.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This