1.- “Los pacientes criónicos están congelados”.

El proceso de la criónica o criopreservación es algo totalmente diferente de la “congelación directa”, como podría ser el poner algo en el congelador de casa. La principal diferencia es un proceso llamado vitrificación, donde más del 60% del agua dentro de las células se reemplaza con productos químicos protectores que previenen la congelación y la formación de cristales de hielo, incluso a temperaturas criónicas (aproximadamente -124 ° C). El objetivo de la criónica o criopreservación es reducir el movimiento molecular a un punto muerto práctico, preservando de manera efectiva las células y tejidos de manera indefinida, en su estado original.

El principal problema con la “congelación directa” es el daño asociado, ya que la formación de cristales de hielo podría dañar los tejidos, especialmente los más sensibles del cerebro y el sistema nervioso. La vitrificación intenta evitar el congelamiento durante el enfriamiento profundo. Se ha demostrado que la vitrificación, combinada con una secuencia de enfriamiento cuidadosamente controlada, reduce significativamente e incluso elimina el daño estructural que ocurriría con un proceso de congelación directa. Los científicos han vitrificado reversiblemente, entre otros sistemas biológicos, los vasos sanguíneos e incluso se ha recuperado y transplantado un riñón completo.

3.- “La criónica es la creencia de que las personas muertas pueden ser revividas”

Absolutamente NO. Las personas que llevan mucho tiempo fallecidas y cuyos tejidos han sido destruidos no pueden ser “milagrosamente” vueltos a la vida. Un paciente criónico es alguien a quien se le ha dado cuidados y aplicado procedimientos médicos muy especializados, inmediatamente después de que se haya detenido el latido de su corazón, que es la definición actual de muerte clínica.

A lo largo de la historia de la medicina, la muerte ha sido más o menos definida como un estado en el que la tecnología médica del momento, ya no podía ayudar al paciente. En muchos casos, los pacientes de hoy en día son reanimados con éxito, de estados que consideramos “críticos” pero no “muertos”, y que en el pasado fueron irremediablemente intratables. Por ejemplo, actualmente el corazón de un apersona puede comenzar a latir de nuevo con un desfibrilador. Las personas que están inconscientes y han dejado de respirar pueden recuperarse al diagnosticar con precisión su afección y aplicar técnicas y equipos para rectificarla. También hay transfusiones de sangre, trasplantes de órganos, cirugía correctiva y otros innumerables procedimientos que hace sólo 100 años eran inimaginables.

Parece lógico pensar, que dentro de 100 años o más, a partir de ahora, los profesionales médicos tendrán acceso a técnicas y equipos con los que hoy ni siquiera podemos soñar.

El “tiempo” es la clave para la criónica, ya que nuestro objetivo es preservar a la persona en las etapas iniciales del proceso de muerte, mientras que todavía hay tiempo para revertir su condición. Los pacientes criónicos se consideran “muertos” sólo por la incapacidad de la medicina actual para ayudarlos. Por lo tanto, el objetivo es preservar a ese paciente en el estado más perfecto posible para que los futuros médicos puedan curarlo.

Por lo tanto, un paciente criónico es exactamente eso: “un paciente” que sufre una situación crítica y que necesita atención médica inmediata para salvarse. El tiempo es la única diferencia entre un paciente criónico, que espera en suspensión indefinida para ser visto por los médicos del futuro, y una persona admitida en la sala de emergencias por una condición terminal en la actualidad.

5.- “Los científicos y médicos de renombre no respaldan la criónica”.

Muchos científicos y médicos de renombre respaldan la criónica, y muchos no. Sin embargo, la falta de un respaldo activo y público de la criónica no es lo mismo que rechazar la teoría. Muchos científicos simplemente no dedican el tiempo y la energía necesarios para investigar el tema con suficiente detalle como para formarse una opinión sólida, y mucho menos para hacer anuncios públicos respaldando o cuestionando la teoría.

Al igual que en cualquier teoría, habrá defensores creíbles y respetados a favor y en contra. Sin embargo, en el caso de la criónica, también hay una cierta vacilación por parte de algunos científicos, especialmente los criobiólogos, para respaldar públicamente al tema, en parte debido a los informes sensacionalistas sobre la criónica que se produjeron en el pasado. Otro temor añadido es que los informes criónicos eclipsen sus logros y objetivos más comunes, como son la preservación de órganos y la biología reproductiva.

También vale la pena señalar que hay muchos científicos mal informados sobre el tema y rechazan la teoría sin tomarse el tiempo de investigar los argumentos científicos con el fin de hacer un juicio preciso e informado. Los científicos a menudo se enfocan en campos de estudio muy específicos, y la criónica puede ser difícil de evaluar desde el punto de vista limitado de una sola disciplina.

Como ejemplo de científicos e investigadores que han respaldado públicamente la criónica, se puede consultar la Carta Abierta firmada por más de 60 prominentes científicos en campos que incluyen física, fisiología, criobiología neuronal , etc..( Enlace a la Carta )

7.- “La criónica es sólo para los super ricos”.

La realidad es que la oferta de precios existente en la actualidad es muy variable, y hay precios asequibles a personas de distintos niveles económicos, siendo posible la financiación a través de una póliza de seguro.

9.- La criónica entra en conflicto con la religión.

Las asociaciones y demás organizaciones criónicas tienen miembros de muchas religiones en todo el mundo.

La criónica es simplemente otro procedimiento médico que salva vidas, y es consistente con los principios religiosos. El objetivo de la criónica no es “devolver la vida a los muertos” sino preservar a las personas en lo que consideramos una condición crítica hasta que la tecnología médica pueda curarlas. Se podría considerar que los pacientes en este estado están en coma profundo, una condición que se considera será reversible gracias a los progresos científico y tecnológico.

2.- “La criónica es congelar personas muertas”

Se trata de preservar a los pacientes hasta que la Ciencia pueda reanimarlos, usando lo que predecimos será una combinación de procedimientos médicos avanzados y nanotecnología. La clave está en la definición de muerte clínica. La muerte es un proceso, no un fenómeno instantáneo. Incluso después de que la medicina convencional diagnostique como “muerte” (el latido del corazón se detiene), los procesos normales de la vida continúan en el cerebro, las células y los tejidos de un cuerpo. Estas células y tejidos dejan de funcionar lentamente y finalmente comienzan el proceso de descomposición debido a la falta de sangre oxigenada del corazón. La criónica busca detener este proceso inmediatamente después de que el corazón deja de latir para mantener y preservar estas células, tejidos y órganos aún viables, particularmente el cerebro (que muchos científicos consideran que es la clave de la individualidad de una persona), con el objetivo de poder restaurar la funcionalidad completa en el futuro.

En el proceso de criopreservación se utiliza un equipo de soporte de vida médico para continuar la circulación sanguínea y oxigenar los pulmones, a fin de mantener la viabilidad de los tejidos y órganos durante la fase inicial del proceso. Esta fase inicial (o “estabilización” ) es muy similar a los procedimientos de emergencia estándar ante un paro cardíaco, incluido el aparato de respiración asistida y el equipo de compresión cardíaca. No se trata a la persona como si fuera una “persona muerta”, sino como un paciente que se encuentra en las primeras etapas del proceso de muerte, y que se puede estabilizar indefinidamente y finalmente reanimar.

La muerte es un proceso que no es inevitable o irreversible si se puede detener a tiempo y el paciente se estabiliza a temperaturas criónicas hasta que la Ciencia pueda reanimarlos.

4.- “Los expertos dicen que la criónica no puede funcionar”.

El argumento más utilizado en contra de la criónica se realiza invirtiendo la carga de la prueba, es decir: “no puede funcionar porque aún no se ha reanimado con éxito a ningún paciente”. Es verdad que no existe, en la actualidad, la tecnología para reanimar a los pacientes, pero eso no quiere decir que la ciencia no será capaz de superar las limitaciones de la comprensión y la tecnología actuales.

Hay muy pocas personas con la experiencia necesaria en una amplia gama de disciplinas para evaluar adecuadamente la viabilidad de la criónica. Por ejemplo, muy pocos científicos saben qué es la vitrificación. Menos aún saben que la vitrificación puede preservar la estructura celular de órganos completos o cerebros completos. El médico promedio sabe poco o nada sobre la base científica de la criónica. Los llamados “expertos”, no tienen ninguna manera de predecir la tecnología disponible en los próximos años, y una y otra vez han subestimado los previsibles avances de la Ciencia y la Tecnología. Los principales “expertos” de su tiempo predijeron que el uso generalizado de computadoras nunca sucedería.

Hasta que se demuestra que una teoría es un hecho irrefutable, habrá defensores a favor y en contra de cualquier argumento. Muchos científicos y criobiólogos respetados están de acuerdo con la teoría, y muchos no. Sin embargo, nadie ha probado indiscutiblemente que la teoría no funcionará, por lo tanto, a pesar de las afirmaciones en contrario, la viabilidad de la criónica sigue siendo un debate abierto y no una cuestión resuelta.

6.- “La criónica se utiliza para preservar “Cabezas Congeladas”.

En la actualidad, hay algún centro que ofrece lo que se conoce como la opción “Neuro” o suspensiones exclusivas para la cabeza. El argumento es que el cerebro es el único órgano verdaderamente crítico para la preservación, ya que es la fuente de la memoria y la identidad de una persona. Siguiendo este razonamiento, se supone que una vitrificación sólo de la cabeza puede realizarse más rápidamente y almacenarse a largo plazo en nitrógeno líquido con más eficiencia.

Sin embargo, hay centros que no ven la ventaja en éste sistema y realizan la criopreservación sólo de la persona completa.

8.- La diferencia tan grande de precios entre unas entidades y otras se debe a la diferencia de calidad.

No necesariamente. La diversidad de precios en algunos casos, se debe al tipo de estructura organizativa de la Entidad, sin menoscabo de la calidad. En otros casos la diferencia se debe a los distintos servicios que ofrecen.

10.- La criónica es una estafa.

Las organizaciones más importantes de criónica no tienen ánimo de lucro y, como tal, sus libros están abiertos al escrutinio público. Son entidades dirigidas por y para sus propios miembros. Mucha de la labor es llevada a cabo por expertos de forma voluntaria. No ganan dinero con la criónica porque no es su objetivo, ya que, lo que desean es mejorar las posibilidades de reanimación para ellos y sus familias.

Por otro lado, también hay organizaciones privadas con ánimo de lucro que ofrecen servicios de criopreservación, y como en cualquier contrato hay que verificar la idoneidad del mismo.

Pin It on Pinterest

Share This