La Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa estadounidense (DARPA) ha puesto en marcha otro programa de investigación para mantener vivos a los soldados heridos gravemente en el campo de batalla. Actualmente el tiempo mínimo hasta que el soldado recibe atención médica especializada es de una hora. A esta ventana temporal crítica la llaman la “hora dorada”. Con Biostasis, que es el nombre de este programa, se pretende desarrollar técnicas para ganar tiempo, para alargar esa “hora dorada”. Se trata de salvar la vida del soldado, estabilizarlo a temperatura ambiente, sin importar el tiempo que se tarde en llegar a las instalaciones médicas adecuadas para curarle. Con esto conseguimos liberarnos de las limitaciones logísticas y de los recursos médicos escasos disponibles en el campo de batalla.

En 2009 la DARPA se interesó en el desarrollo de un “dispositivo de hipotermia terapéutica” para evitar que las lesiones cerebrales traumáticas causasen daño molecular permanente al cerebro. Aquellos proyectos se enfocaron en reducir la actividad biológica durante semanas mediante la reducción de la temperatura. La vida va más lenta en un ambiente frío. Por eso un tomate dura más tiempo dentro de una nevera. Una de las estrategias seguidas por nuestra especie para sobrevivir y progresar consiste en imitar a otras especies. La inspiración de la DARPA para conseguirlo provenía de los mecanismos que utilizan algunos seres vivos para sobrevivir a descensos de temperatura extremos. Algunos modelos son los osos pardos, lémures enanos, ardillas de Richardson, marmota y el lirón . La misma estrategia bio-inspirada fue aplicada por la Agencia Espacial Europea (ESA) en 2004 para viajes tripulados de larga duración (Proyecto Morpheus). La ESA pretendía reducir el metabolismo durante períodos más largos, de al menos seis meses.

En esta ocasión no se busca imitar a organismos que sólo sobreviven a la congelación. El objetivo es preservar la viabilidad biológica sin depender de la manipulación de la temperatura. La inspiración procederá ahora de aquellos que sobreviven a más tipos de ambientes agresivos, extremos. Uno de los animales modelo es el oso de agua (Tardígrado). Los tardígrados, son criaturas microscópicas que pueden sobrevivir al congelamiento, la deshidratación y la radiación extrema. Lo hacen al entrar en un estado llamado “criptobiosis“, en el cual aunque todos los procesos metabólicos se detienen casi por completo, el organismo permanece vivo.

Biostasis empezará identificando y examinando varias formas de reducir o detener los procesos bioquímicos en las células y los tejidos, y finalmente escalar hasta el nivel de un organismo completo. Las formas de controlar la velocidad a la que funcionan los seres vivos se basarán en la biología molecular. Un tratamiento se considerará exitoso si es reversible, es decir, si ralentiza o detiene todas las funciones biológicas medibles dentro de un sistema y el tratamiento no daña los procesos celulares cuando el sistema vuelve a la velocidad “normal”.

Durante los primeros cinco años del programa, que es la fase de investigación fundamental, Biostasis tiene como objetivo la generación de pruebas de concepto, tecnologías de sobremesa y pruebas de su aplicación en sistemas de vida simple para la validación experimental. El fin último es conseguir el uso médico humano de los tratamientos desarrollados.

Las tecnologías derivadas del programa Biostasis también podrían usarse para extender la vida útil de productos sanguíneos o reactivos biológicos y medicamentos.

Bueno, y ¿en qué afecta esto al resto de las personas?. Este tipo de tratamientos permitiría mantener viva a una persona accidentada en entornos aislados hasta recibir atención médica. En caso de enfermos en fase terminal, próximos a la muerte, proporcionaría a los médicos tiempo adicional para salvarles la vida.

Y ¿qué tiene que ver esto con la criopreservación humana?. Aplicando estas herramientas a las personas que eligen ser criopreservados, se podría ganar tiempo hasta poderles aplicar el protocolo correspondiente. Además, la implantación de esta técnica como tratamiento médico, conllevaría la dotación de los centros sanitarios con el equipamiento y personal necesarios para poder atender con mayor eficacia a las personas que deseen ser criopreservadas.

REFERENCIAS:

https://www.darpa.mil/news-events/2018-03-01
https://www.livescience.com/61934-darpa-biostasis-freeze-soldiers.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Tardigrada
https://es.wikipedia.org/wiki/Prueba_de_concepto
http://www.historiadelamedicina.org/safar.html

Imagen: El programa Biostasis de DARPA tiene como objetivo prevenir la muerte después de una lesión traumática al disminuir las reacciones bioquímicas dentro de las células, extendiendo así la “hora dorada” para la intervención médica. Las intervenciones deseadas serían efectivas sólo por una duración limitada antes de que el proceso se revierta y los procesos biológicos se reanuden a velocidades normales.

Autor: Cayetano Santana Gil (Miembro de la Junta Directiva de la Sociedad Criónica).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This