La hibernación y la criónica, dos prácticas ahora cada vez más generalizadas: ¡En 10 años, el primer hombre “criopreservado” será reanimado.!

Por Antonella Petris
15 de enero de 2018 a 9:38 p.m.

Hibernación y criónica, dos prácticas ahora cada vez más extendidas, pero que aún asustan mucho. ¿Qué pasará cuando resuciten personas “criopreservadas”?. ¿Realmente seguirán viviendo como antes a pesar de las últimas décadas en el hielo?. Lo descubriremos en un tiempo relativamente corto: el primer ser humano “criopreservado” con técnicas criogénicas podría “volver a la vida” dentro de los próximos 10 años. Esto es lo que ha anunciado en el Daily Stars, Dennis Kowalski, presidente del Cryonics Institute con sede en Michigan.

En todo el mundo hay alrededor de unas 350 personas que han decidido “criopreservarse” inmediatamente después de la muerte con la esperanza de que los puedan reanimar en el futuro. El Cryonics Institute tiene alrededor de 160 pacientes criopreservados en tanques especiales de nitrógeno líquido y otras 2.000 personas registradas para serlo después de su muerte.

Kowalski ha afirmado que la fecha exacta en que se reanimarán los primeros pacientes, dependerá de la velocidad con la que mejore la medicina moderna:

“Depende de los avances en la tecnología, como las células madre, pero estamos viendo que avanza rápidamente. Si piensas en algo como la reanimación cardiopulmonar (resucitación cardiopulmonar), habría parecido increíble hace 100 años mientras que ahora es una tecnología que damos por sentada. Hacer que un paciente sea reanimado debería ser viable en 100 años, o quizás sea sólo cuestión de unos 10 años.”

La criónica es el proceso que permite preservar a una persona para que sea reanimada, cuando la ciencia médica pueda progresar lo suficiente como para curar el mal que le causó la muerte. Actualmente es legal criopreservar a alguien cuando acaba de ser declarado muerto. Este proceso debe comenzar tan pronto como el paciente fallezca, para evitar daños cerebrales. El servicio se ofrece sólo en instalaciones especiales ubicadas en Rusia y Estados Unidos.

El procedimiento consiste en enfriar el cuerpo en una bañera de hielo para reducir gradualmente la temperatura. Luego, los expertos deben drenar la sangre y reemplazarla con un líquido anticongelante para detener la formación de cristales de hielo que pueden dañar el cuerpo.

Kowalski, de 49 años, ha gastado 140.000 dólares para criopreservarse a sí mismo y a su familia cuando fallezcan. Él, su esposa María y los tres hijos (Jacob 19 años, Danny 17 y James 16) se mantendrán en un tanque de nitrógeno líquido cuando mueran. Para Kowalski, aquellos que elijan esta opción tienen : “poco que perder y prácticamente todo que ganar”.

Para más información:

http://bit.ly/2DF3UHY

Traducción:

Alba Ramón Cazorla.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This